4 motivos por los que el hijo de Schumacher llegará a la F1

La 'silly season' del Gran Circo da mucho juego y más aún cuando un asiento de Mercedes permanece vacío. ¿Quién será el afortunado en ocupar ese trono? Puestos a imaginar, aquí tienes cuatro motivos por los que el hijo de Schumacher podría llegar a la F1... ¿sería un buen candidato?

La salida de Nico Rosberg de Mercedes tras ganar su primer título mundial ha dejado abierta una gran incógnita: ¿quién será el encargado de ocupar su lugar, el asiento más deseado del momento?

 

Desde entonces, han sido muchos los nombres que han aparecido sobre la mesa: Fernando Alonso, Sebastian Vettel, Valteri Bottas e incluso las redes sociales se han llenado de chascarrillos en los que se barajaba la vuelta de Pastor Maldonado.

 

Sin embargo, dejando a un lado la silly season que tantas alegrías, penas y sustos nos da, los de Brackley han hablado y puesto fin a todos los rumores: no dirán nada, como mínimo, hasta el 3 de enero, fecha que se corresponde con el cumpleaños de Michael Schumacher, del que apenas se tienen noticias desde que sufriera su fatídico accidente mientras esquiaba, hace ya 3 años.

 

Puestos a especular, resulta curioso pensar que Mercedes pudiera aprovechar ese día para desvelar que el elegido para subir al trono es Mick Schumacher (17), el hijo del heptacampeón del mundo de Fórmula 1.

 

Hace unos días se anunció que el joven estaría cerca de entrar a formar parte del programa de jóvenes pilotos de Mercedes y por este motivo, aquí te traigo cuatro motivos por los que el hijo de Schumacher podría llegar a la F1.

 

1. Por resultados:

 

Esta temporada, el hijo de Michael Schumacher ha competido tanto en la Fórmula 4 italiana como en el ADAC Fórmula 4 y en ambas ha terminado como subcampeón, lo que podría haber hecho que más de una escudería (entre las que suenan Mercedes y Ferrari) se hayan fijado en él para el futuro más cercano.

 

2. Por sus planes para 2017:

 

De cara a la próxima temporada (su tercera en monoplazas), Mick Schumacher entraría a formar parte de la Fórmula 3 Euro Series, una categoría en la que han competido otros pilotos como Max Verstappen un año antes de dar el salto al Gran Circo. Además, lo haría con el equipo Prema Powerteam, la misma en la que Lance Stroll – ahora piloto de Williams tras el retiro de Massa – se ha proclamado campeón de la F3 europea. Seguiría, por tanto, una trayectoria muy similar a la del canadiense... 

 

3. Por su participación:

 

Cada vez es más frecuente ver al hijo de Schumacher cerca del mundo de la Fórmula 1. Recientemente, el joven Mick participó en el evento de fin de año celebrado por Mercedes en Sindelfingen, cerca de Stuttgart, donde se le pudo ver al volante y posteriormente, luciendo los colores de Mercedes en su chaqueta. No hay que olvidar que su padre se retiró de la F1 en esta escudería y que seguía estrechamente ligado a ella antes del accidente.

 

4. Por sus genes:

 

Está claro que hay una razón de peso para que el hijo de Schumacher llegue a la Fórmula 1 y esa razón está en sus genes y en el apellido que lleva consigo. Ser hijo de uno de los pilotos más laureados de todos los tiempos juega a su favor, sí, pero eso no quiere decir que tenga todo el camino hecho.  Su tío Ralf Schumacher también tuvo la oportunidad de brillar en la máxima categoría del automovilismo y aun así, pasó sin pena ni gloria por este deporte. 

Etiquetado en: 
 
Rebeca Álvarez