Crónica de los tests de F1 de Jerez, desde el circuito

Miguel Campos, lector de AUTO BILD, estuvo presente en los tests de F1 de Jerez, donde pudo ver en primera persona los primeros kilómetros de los monoplazas de 2013. Estas fueron sus impresiones.

 

Durante los días del 5 al 8 de febrero el circuito de Jerez ha acogido los primeros tests de F1 de la temporada 2013. La expectación, como cada año que una pretemporada da el pistoletazo de salida, era elevada ya que desde que finalizó el anterior campeonato en noviembre, se producía el rencuentro de los pilotos, los monoplazas y los aficionados, tras duros meses de trabajo por parte de las 11 escuderías que este año conformarán la parrilla en el desarrollo de los monoplazas que estos días se han puesto sobre la pista.

Yo tuve la suerte de poder asistir al tercer día de esta primera semana de tests de F1, que coincidió con la tercera jornada de Felipe Massa a los mandos del F138, el debut del tricampeón Sebastian Vettel con su nuevo Red Bull RB9, el primero de Kimi Räikkönen con el Lotus E21 o el estreno del mexicano Esteban Gutiérrez en Sauber.  

El día amaneció fresco y ventoso en el circuito de Jerez, pero el sol no quería perderse la oportunidad de contemplar los nuevos monoplazas y su celestial rugido de motores, por lo que tuvimos una temperatura que osciló entre los 3 grados a primera hora de la mañana hasta los 18 grados que se alcanzaron poco antes de acabar la sesión. Con temperaturas similares lidiaron los pilotos en el asfalto: entre 3 y 25 grados.  

En cuanto a la afluencia de público a los tests de F1 de Jerez, este año (el tercero que he asistido de manera continuada) ha sido el que menos he visto. A mi entender, tres han podido ser los factores: en primer lugar, la grave crisis económica que estamos atravesando, en segundo lugar que se trataba de un jueves, es decir, un día laborable y, en tercer lugar, que Fernando Alonso no iba a rodar con su Ferrari ninguno de los cuatro días (los tres primeros el piloto encargado de desarrollar el coche fue Massa y el último día fue el estreno de Pedro Martínez de la Rosa). 

A las 9:30 de la mañana, hora en que llegué al circuito, los motores de algunos monoplazas ya se estaban exprimiendo a lo largo de los 4.428 metros del circuito andaluz. Cada escudería tenía su propio plan de trabajo, por lo que a lo largo de la jornada el tráfico en pista fue oscilando e incluso hubo ratos en los que ningún piloto rodaba en ella. 

En cuanto a las sensaciones personales, a tenor de lo visto en la pista, he de decir que Ferrari este año está muy fuerte, especialmente con las gomas más blandas, si lo comparamos con el del año pasado por las mismas fechas.  

El propio Felipe Massa ha señalado que el nuevo coche de Maranello es más fácil de conducir, más estable y equilibrado que su predecesor, el malogrado F2012. De igual manera, los mecánicos de la Scuderia, tras charlar con ellos, este año se veían mucho más optimistas, con menos tensión e incluso menos trabajo. Incluso Felipe Massa logró hacer la vuelta más rápida de los cuatro días. Pese a ello, aún es pronto para lanzar las campanas al vuelo, pues los tiempos de estos días no valen para mucho, ya que cada equipo ha desarrollado diferentes programas de trabajo, por lo que no hay un baremo para compararlos a todos. 

Por otro lado, Mercedes también tiene un gran potencial, aunque parece, a tenor de los visto estos cuatro días, que la fiabilidad puede ser su punto débil, a pesar de que el tercer día Nico Rosberg completó 148 giros, haciendo tandas de hasta 16 vueltas. Red Bull me dio la impresión de estar camuflado, no destacó en ningún momento, aunque siempre estuvo logrando cronos muy competitivos con neumáticos medios. No ha tenido ningún problema en las cuatro sesiones y Christian Horner estuvo buena parte de la tarde del tercer día pegado a la valla haciendo vídeos y viendo cómo iban el resto de rivales, centrándose en Ferrari, McLaren y Mercedes especialmente.  

De todas maneras, los que seguimos la F1, sabemos que lo visto en Jerez no vale de mucho, ya que todos los equipos han ido, como hemos indicado anteriormente, con diferentes programa de trabajo, probando distintos componentes y, sobre todo, con la intención de acumular el mayor número de datos posible pero nunca suficientes para los ingenieros, máxime cuando no se pueden realizar tests fuera de los reglados por la FIA y hay que verificar los datos de los túneles del viento con la realidad.  

Una vez finalizada la sesión, la cual terminó seis minutos antes de lo previsto debido a que el McLaren de Button se quedó sin gasolina, tuve la oportunidad de poder bajar al paddock y ver a muchos de los pilotos que rodaron ese día, asistir a sus ruedas de prensa, hacerme fotos con ellos, que me firmaran algunos coches y hablar con algunos de los ingenieros de Ferrari. Fue un día excepcional y que nunca podré olvidar. 

Ahora viene una semana de parón en la pista (todo lo contrario que en los 11 'cuarteles generales' de las escuderías) y posteriormente otras dos intensas semanas de test en el circuito de Montmeló, en donde todo quedará más o menos claro, en espera de que el telón se levante de nuevo el 17 de marzo en el circuito australiano de Melbourne. 

 

Texto y fotos: Miguel Campos 

Nota. AUTO BILD agradece al autor su desinteresada y excelente colaboración para la realización de este reportaje.