McLaren-Honda 2015: Lo que le espera a Fernando Alonso

El proyecto McLaren-Honda 2015 ya está a pleno rendimiento. Esto es lo que le espera a Fernando Alonso en su nuevo equipo.

La marca japonesa regresa a la Fórmula 1 para revivir una de las asociaciones que mayores éxitos han cosechado en la historia de este deporte. Fernando Alonso confía en que el proyecto de McLaren-Honda 2015 le permita volver pelear por las victorias.

 

Especial Alonso vuelve a McLaren

 

Fernando Alonso ficha por McLaren para 2015

Fernando Alonso y Jenson Button ¿la pareja perfecta?

El ingeniero español clave para Alonso en McLaren

Los números de Fernando Alonso en McLaren en 2007

McLaren, Honda y Alonso: un triángulo de amor... ¡y odio!

Ron Dennis: "Alonso demostrará en McLaren que es un ganador"

Alonso: "Vuelvo a McLaren a terminar el trabajo que empecé en 2007"

Button: "Es un privilegio correr con Fernando Alonso"

Tengo grabadas en la memoria unas palabras pronunciadas por Fernando Alonso durante un evento de uno de sus patrocinadores (en Madrid) hace tan solo un par de años. Alonso afirmó, sin ningún tipo de dudas que: "salir de McLaren fue la mejor decisión de mi vida". No han pasado ni 30 meses de aquello y ahora el español abandona el equipo en el que pensaba retirarse en busca de un proyecto ganador. Un proyecto que podría haber encontrado en Woking. Veamos en qué consiste.

 

El músculo de Honda

Que McLaren no atraviesa su mejor momento es evidente. De ahí que su futuro genere tantas dudas como su presente. Llevan sin ganar un título desde el Mundial de pilotos de Hamilton en 2008, única corona conseguida en las últimas 15 temporadas. Concretamente, en los dos últimos años han estado a su peor nivel, coincidiendo, además, con la celebración del 50 aniversario del nacimiento del equipo de Bruce. Una efeméride demasiado importante que, sin embargo, quedó empañada por los malos resultados. La solidez de su asociación con Mercedes en el suministro de motores se acabó desplomando hasta el punto en el que, el año de entrada de los motores V6 turbo (2014), las mecánicas alemanas han sido las mejores de toda la parrilla y, sin embargo, McLaren ha vuelto a cerrar un año en blanco. 

Pero el cambio ya estaba decidido desde que en 2013 se anunció el retorno de los japoneses al Gran Circo, campeonato que les apasiona, en el que alcanzaron la gloria, precisamente, con el equipo de Woking, y que tuvieron que abandonar por la puerta de atrás después del fiasco de su proyecto como escudería en 2008. 

De cara a 2015, Honda se ha instalado en el vecindario de Milton Keynes, a tiro de piedra de Woking y Silverstone, en unas nueva sede en las que solo se tienen que preocupar de hacer sus motores de Fórmula 1. Una mecánica que llevan desarrollando durante los últimos 14 meses en el laboratorio, con ingenieros desplazados a la mayoría de circuitos del calendario para aprovecharse y tomar nota de los fallos y problemas de sus rivales. En los últimos días han dado un paso más al frente y han podido montar su nuevo bloque V6 en el chasis de 2014 para probar que todo está en su sitio. Lo han hecho en Silverstone (en uno de los llamados filming day, limitados a 100 kilómetros y con neumáticos de exhibición) y durante las dos jornadas de tests en Abu Dabi. Han tenido problemas eléctricos, pero nada fuera de lo normal en esta etapa del proceso de desarrollo.  

Fieles a su intachable honor, Honda ha renunciado a probar durante el invierno en su propia pista de de Japón (donde se podrían realizar determinados entrenamientos para no incumplir el reglamento) y esperarán al inicio de la pretemporada en Jerez para echar a rodar su nuevo motor en el chasis definitivo en el que irá montado. Antes de que esto ocurra y, a pesar de que están siendo súmamente discretos, algunas fuentes apuntan a que las primeras cifras de rendimiento de este nuevo propulsor rondan los 875 CV, cifra superior a la que podría manejar Mercedes el próximo año incluso con el incremento de potencia de 40-50 CV que se espera que consigan. Si Fernando Alonso exigió garantías técnicas para encabezar el nuevo proyecto, sin duda que estas cifras podrían convencer a cualquiera que busque con caballo ganador.

 

Un 'cerebro' renovado

Otro de los cambios que ya son efectivos en McLaren ha sido la renovación de parte de su equipo humano. La reubicación de Ron Dennis dentro de la división de coches de calle, dejó toda la gestión del departamento de competición en manos de Martin Whitmarsh, que finalmente fue despedido para dejar el equipo de Fórmula 1 al hábil Eric Boullier, salido de Lotus. Por otro lado, han hecho una importante leva de ingenieros por los boxes de sus equipos rivales, siendo el más sonado el fichaje de la mano derecha de Adrian Newey, el aerodinamista Peter Prodromou, que aterrizó en Woking el pasado mes de septiembre después de llevar casi un año con su nuevo contrato firmado. Ron Dennis, que volvió a pasar por el garaje de McLaren durante esta temporada para supervisar todo el proceso de transición, no estará al frente de la toma de decisiones del equipo, algo que también ha ayudado a desdramatizar los rencores de su anterior relación con Fernando Alonso. 

En definitiva, el potencial de la nueva estructura McLaren-Honda es muy elevado. En Japón se han tomado muy en serio la inversión necesaria para que haya opciones de pelear las victorias contra Mercedes, pero no cabe duda de que hasta que se midan sobre el asfalto en igualdad de condiciones nadie podrá evaluar realmente su rendimiento. A pesar de que hablan de un primer año de rodaje sin plantearse objetivos, en el fondo todos (McLaren, Honda y Alonso) saben que no se pueden permitir no ser competitivos desde el primer día. Veremos si lo consiguen.

 

Segundas nupcias sin suerte

El proyecto McLaren-Honda suena a éxito simplemente con nombrarlo, por el simple hecho de que recuerda a los triunfos y dominio que la escudería logró con los motores japoneses durante la segunda mitad de los años 80. Sin embargo, este legado histórico no garantiza nada y el mejor ejemplo lo tenemos en el equipo Williams, que este año ha resucitado hasta acabar en tercera posición de la clasificación de constructores con el nuevo motor Mercedes. Pero a quienes sus dos años anteriores con Renault (misma mecánica con la que Red Bull arrasaba) casi les cuesta la desaparición. Nada que ver con lo que esa misma asociación había conseguido a comienzos de los años 90 en los que fueron el equipo de referencia.

 

La pesadilla del retorno

Desde el punto de vista de un piloto, volver a una escudería en la que ya compitió puede convertirse en una incontrolable arma de doble filo. Lógicamente, ni el piloto ni el equipo son los mismos del primer encuentro. No tiene por qué ser ni mejor ni peor, pero, inevitablemente, ambos habrán cambiado. Si las cosas van bien se olvidarán rencores pasados y se alabará la confianza mutua depositada en esa segunda oportunidad. Pero si los resultados no llegan las cosas se pondrán muy feas... Kimi Räikkönen representa el mejor ejemplo de este último caso. El último campeón del Mundo de Ferrari volvió a Maranello después de cinco años para reforzar la falange italiana de cara a 2014. Sin embargo, el finlandés ha firmado una de sus peores temporadas en la F1.

 
José Armando Gómez