Resurrección en McLaren con carácter de urgencia

La escudería McLaren está protagonizando uno de los peores arranques de temporada de su historia reciente. La arriesgada apuesta técnica de este año está siendo un quebradero de cabeza para el equipo británico.

En Woking deben andar más nerviosos de lo que dejan ver. McLaren ocupa la séptima posición de la clasificación de constructores con cuatro raquíticos puntos, empatado con Sauber. En otras circunstancias, o si estos resultados se hubiesen cosechado de otra forma (pogamos, por ejemplo, debido a accidentes o situaciones externas) no habría mayor preocupación dado que la temporada 2013 no ha hecho más que comenzar y apenas se han puesto 50 puntos en juego (100 en el caso de las escuderías, para las que suman los resultados de ambos pilotos).

Sin embargo, lo de McLaren no ha sido precisamente fruto del mal fario. En la apuesta continuista en el diseño del MP4-28 (equivalente al del resto de escuderías para este año) chirriaba la presencia de un nuevo elemento: la suspensión delantera pull-rod. Ferrari 'innovó' en 2012 montando este esquema en ambos ejes cuando no es muy habitual su utilización para el tren delantero. McLaren, normalmente a la vanguardia de los inventos en F1, decidió seguir el mismo camino.

Las sensaciones sobre el papel, sólo en aquel día de la presentación, no fueron especialmente malas. La escudería británica presume de una soberbia capacidad técnica para evolucionar sus monoplazas y, si Ferrari había podido sacar un rendimiento razonable de este invento, en McLaren no tenían por qué ser menos y más teniendo en cuenta la excelente base técnica de la que partían con el coche de 2012. Sin embargo, el monoplaza ha sido inconducible desde el primer kilómetro que recorrió en los tests de pretemporada.

Ahora han llegado las carreras y tanto Jenson Button como Sergio Pérez sudan sangre para poder entrar entre los 10 más rápidos en clasificación los sábados, así como para pillar algún punto en carrera los domingos. Por el momento, solo han conseguido dos, con sendos novenos puestos que los colocan al final de la zona media, claramente por detrás de los favoritos y también de equipos más modestos como Force India o Sauber.

Nadie duda que McLaren acabará el año arriba, la cuestión está en calcular cuánto van a tardar en conseguir que el MP4-28 sea un coche tan rápido como lo fue su predecesor (el mejor durante gran parte de la pasada temporada). En temporadas tan apretadas, dejarse puntos por el camino puede ser crucial de cara a la parte final del calendario, aunque, por ejemplo, a Red Bull le bastó con reaccionar en el último acto de 2012 para firmar su tercer doblete consecutivo.

Mientras esto llega, McLaren no tiene a ninguno de sus dos pilotos entre los 10 primeros así que las opciones de título de Jenson Button (que muchos ponen en duda) y la madurez de Sergio Pérez en una escudería de primera línea, por el momento, están congeladas. 

 
José Armando Gómez