Rusia y la invasión silenciosa de la Fórmula 1

Rusia va ganando terreno lentamente dentro de la Fórmula 1 a través de capitales y presencia en distintos frentes. Los rusos quieren ser una gran potencia en la próxima década.

Ser el rey de la Fórmula 1 es algo de lo que cualquier país quiere presumir. Se trata de un escaparate de envergadura planetaria y que siguen unos 600 millones de espectadores anualmente. Sin embargo, la tradición manda y la F1 sigue muy arraigada a sus raíces británicas, a pesar de que los pilotos y equipos de dicha nacionalidad no pasen por su mejor racha de resultados.

La emergente economía rusa lleva años tentada por el 'Gran Circo' de Bernie Ecclestone y poco a poco se van abriendo paso dentro de él. En el último lustro han formado un equipo modesto en colaboración con sus socios británicos, tambien han colocado a un piloto de segunda fila como Vitaly Petrov y están trabajando para que todo esté a punto para la celebración del primer GP de Rusia en 2014.

En las últimas semanas han dado un par de nuevos pasos adelante. Por un lado, Marussia y Ferrari han firmado un acuerdo de colaboración por el cual, el equipo anglo-ruso utilizará los motores de Ferrari a partir de 2014, lo que le puede permitir una notable mejoría comparado con los actuales propulsores de Cosworth (es la única escudería que queda utilizándolos).

Además, tres inversores rusos han inyectado 170 millones de dólares en las críticas arcas de un equipo histórico como Sauber, que hasta hace unos días estaba al borde del avismo y parece que podrá respirar más tranquilo a partir de ahora. Este último movimiento ha tenido un efecto rebote más allá de la F1 con el joven piloto de las World Series by Renault, Sergey Sirotkin, cuyas opciones de llegar a la F1 el próximo año y sin experiencia se han disparado.

Ya tienen su carrera, un equipo, Marussia, que sigue madurando mientras amplían su presencia en otros donde colocar a los futuros pilotos locales... Rusia sigue adelante con su invasión silenciosa de la Fórmula 1.

 
José Armando Gómez