Los fantasmas de Vettel en el GP Brasil 2012

Son varios los fantasmas que Sebastian Vettel podría tener en el GP de Brasil 2012 y que le podrían costar el título de Campeón del Mundo.

Los fantasmas de Vettel en el GP de Brasil 2012 son aquellos problemas que el piloto de Red Bull podría encontrar a lo largo del fin de semana y que le costarían el título de Campeón del Mundo que, por el momento, tiene ganado. ¿Cuáles son las razones que harían cuadrar las cuentas de Fernando Alonso?

Para empezar con los fantasmas de Vettel para el GP de Brasil 2012 hay un componente del monoplaza del alemán que está en boca de todo el mundo: el alternador. Es la pieza que más ha fallado este año en los motores Renault. Vettel ha tenido que abandonar en dos ocasiones a causa de la rotura del alternado: en Valencia y en Monza. Si bien, los problemas del alternador de Red Bull parecían supuestos, el temor volvió al equipo austriaco en el pasado GP de Estados Unidos: Mark Webber abandonaba con la misma avería. Así que el riesgo sigue estando presente.

 

 

 

En cuanto a la mecánica, el propio Sebastian Vettel ha admitido que la altitud a la que se encuentra el circuito de Interlagos (unos 800 metros sobre el nivel del mar) les hacen perder del orden de 40 CV. Marc Gené ha afirmado durante la retransmisión de Antena 3 que la bajada de potencia podía llegar a los 80 CV en los actuales motores atmosféricos V8 que montan los equipos. Este fenómeno lo sufren absolutamente todos los coches de la parrilla, sin embargo, en el caso del los que van equipados con los motores Renault podría ser más acusado dado que se rumorea que cuentan con una menor potencia absoluta que los de Mercedes o Ferrari. Ni en los Libres 1 ni en los Libres 2, Vettel ha conseguido ser más rápido que Hamilton.

La altitud también influye en una menor carga aerodinámica, ya que hay una menor presión atmosférica y, por otro lado, el aire es menos denso cuanto más alto se corre. Esto merma uno de los grandes puntos fuertes del monoplaza de Sebastian Vettel, que marca la diferencia por la gran carga aerodinámica que es capaz de generar en curvas rápidas y que, por otro lado, le quita velocidad punta en recta.

Además de todo ello, está la previsión de lluvia que hay para la disputa del GP de Brasil, lo que igualaría las prestaciones de los monoplazas y aumentaría el riesgo de que Sebastian Vettel no consiga el resultado necesario para ser Campeón del Mundo.

Por último, la propia presión a la que va a estar sometido todo el equipo Red Bull y que podría desencadenar errores empezando por las paradas en boxes, estrategias o en la propia conducción. 

¿Podrán los fantasmas con Vettel en el GP de Brasil? ¿O superará sus temores?

 
José Armando Gómez